Prueba del nuevo Hyundai Ioniq.


Hoy en Tested Cars, llega un vehículo que demuestra que, el camino que está siguiendoo Hyundai es completamente ascendente. Y no hay mas que observar este modelo para comprobar que viene a por todas. Por precio y calidad de acabados han colocado al híbrido de la marca en un puesto referente en el sector. Bienvenidos a la prueba del nuevo Hyundai Ioniq.



Un Adversaior a tener en cuenta.

Aunque nos hayan presentado un modelo híbrido, perteneciente a un sector en alza, la verdad es que el Hyundai Ioniq no solo hará temblar a los híbridos, sino a cualquier berlina mediana del mercado sin importar su combustible.


En este caso, el Hyundai Ioniq podría ocupar sin miedo varias categorías de mercado sin salir mal parado de ninguna de ellas y lo que lo hace realmente atractivo, aparte de su consumo de XXXX l/100Km, es su apariencia.


El Hyundai Ioniq mide 4,5 m de largo y su configuración de habitáculo, hacen que las plazas delanteras sean amplias y con un buen espacio para la habitabilidad y que las plazas traseras sean cómodas para gente de gran tamaño sin que el de delante tenga que renunciar a su comodidad. Esto convierte al Hyundai Ioniq es un rival de tamaño y comodidad para todas las marcas.

Interior sin extrañezas


En el puesto de conducción, y como es habitual en Hyundai, el Ioniq nos muestra un tablero de mandos fácil de usar, aunque algunas veces nos enrollemos un poco en los botones del volante. El resto de la consola se puede manejar de forma intuitiva gracias a que todo está perfectamente estructurado.


El equipo de infoentretenimiento es rápido y funciona de manera muy estructurada. Nos permite controlar el audio, el móvil mediante bluetooth, el modo de conducción híbrido y el navegador entre otras cosas.


El cuadro del velocímetro nos muestra la velocidad a la que nos encontramos así como la manera en la que esta trabajando el motor para poder afinar nuestro modo de conducir hacia la conducción ecológica que pretende el Hyundai Ioniq.


Algo que nos llama la atención y que en algunos casos puede resultar incomodo, sin ser esto un inconveniente mayor, es el freno de mano, o de pie en este caso, debemos acostumbrarnos a que esta allí, al lado del freno.


Otro de los puntos fuertes del Hyundai Ioniq es su maletero. La apertura completa del portón trasero nos permite un acceso total y cómodo al espacio de carga.


Por ultimo, resaltar que los asientos delanteros son muy cómodos y además, incorporan un sistema de calefacción/ventilación muy útil para las diferentes condiciones medioambientales que puedan surgir.

Exterior sin exageraciones.


Bien es visto, que algunos modelos híbridos, sacrifican algunos puntos de estilo en post de la aerodinámica, pero en Hyundai han debido pensar que la imagen lo es todo y han hecho un vehículo eficiente a la vez que bonito. El frontal tiene el diseño de parrilla singleframe que está de moda en muchas marcas y rodea a los faros dandole un aspecto agresivo. 


En vista lateral, el Hyundai Ioniq venía montando unas llantas de 5 radios en 17 pulgadas con unos neumáticos de 225 mm de ancho y un diseño bastante atractivo y deportivo. Aunque en diseño esto suponga muchos puntos, funcionalmente, cuando el vehículo circula en modo eléctrico, nos transmite algo de ruido y resta de ese característico silencio de este tipo de marcha.


En la parte trasera, nos encontramos un portón partido por un alerón plano. A favor de la aerodinámicaica del Hyundai Ioniq, es forma de la carrocería del coche, aunque para mirar por el espejo interior hacia atras, puede resultar un poco incómodo. Aun así, apuesta por un corte llamativo y deportivo con un difusor que emula unas entradas de aire en color negro.

Su punto fuerte, el motor.

Todos sabemos que hoy en día, tanto el consumo como las prestaciones son importantes. y en esto, el Hyundai Ioniq está muy compensado. Nos entrega una potencia muy tranquila y sin tirones, pero si le tenemos que exigir un poco, para salir de una situación algo compleja, el Hyundai Ioniq tira de electricidad y nos ofrece garra y nervio, con un rendimiento similar al que generaría un motor diesel que ronde los 115 caballos y, sorpresa, con un consumo incluso menor.


A la hora de ser exigido, la caja de cambios de doble embrague tiene un cambio de marchas rapido y suave, sin tirones que delaten el paso de marchas. 


En marcha, la estabilidad es otro punto a favor para el Hyundai Ioniq. Tiene un buen paso por curva y un balanceo bastante equilibrado siendo la suspensión cómoda y con un punto de rigidez agradable para si apetece conducir por una carretera de curvas


A esto ultimo también ayuda la dimensión de los neumáticos, 225/45/R17 y una capacidad de frenada bastante buena con un pedal firme y fácil de adaptar a las circunstancias de frenado.

Precio competente.

El Hyundai Ioniq viene ofreciendose a partir de los 19.700€ en Canarias su versión Klass que cuenta entre otras cosas con: 


Equipamiento de seguridad: 7 airbags de serie, cierre centralizado, control de estabilidad ESP, control de tracción TCS, ABS, luces LED de marcha diurna y freno y repartidor electrónico de la frenada.


Equipamiento Funcional: Conexiones para audio USB y Aux, mandos para la pantalla central en el volante y ordenado de a bordo, bluetooth integrado en el volante, pomo y volante forrados en cuero, sistema de aviso de cambio involuntario de carril, sensor de parking trasero y sensor de luces.


Equipamiento tecnológico: Cuadro de instrumentos de 4,2”, climatizador automatico, radio con pantalla táctil de 5” y cámara de aparcamiento trasero.


El equipamiento que se nos ofreció para la prueba era el Tecno, que ofrecía mejoras en el cuadro de instrumentos, el navegador de 8”, llave inteligente y arranque con botón, sillones de cuero calefactados y ventilados, luces de Xenón y un largo etc…


Lo interesante es que con este precio, el Hyundai Ioniq se presenta como un serio candidato a las normativas de sustitución de los vehículos con motores diesel con un precio competente, aspecto llamativo y un rendimiento inimaginable.

TESTES CARS.

Publicar un comentario en la entrada